Qué son Semillas Heirloom, Híbridas y Orgánicas?

Qué son Semillas Heirloom, Híbridas y Orgánicas?

No pretendo fungir de botanista ni especialista en taxonomía, así que no se preocupen, esta no es una lección de Biología vegetal sino un corto resumen de las diferentes clases de semillas más comunes entre los catálogos de semillas y tiendas especializadas de jardinería.

No sé hasta qué punto la venta de semillas represente una gran fuente de ingresos para las tiendas especializadas, pero sí sé que hay muchas fincas y granjas que se están especializando en la producción de semillas Orgánicas, Polinizadas abiertamente y Ancestrales (Heirloom), cosa que hay que celebrar porque eso significa un gran avance en la ampliación de la diversidad y la disponibilidad de este tipo de recurso tan precioso.

 

Orgánicas | Polinizadas abiertamente

El término orgánico técnicamente se refiere a las condiciones de crecimiento de la planta que incluye NO usar fertilizantes o pesticidas sintéticos ni semillas modificadas genéticamente. En ese sentido, las semillas orgánicas provienen de plantas que han crecido en las condiciones que más se parecen a las que ofrece la naturaleza.

La mayoría de los horticultores y personas que cultivan sus propios alimentos en casa usan este tipo de semillas ya que cumplen precisamente con el principio de autosostenibilidad que quieren aplicar en sus vidas. Las semillas orgánicas o polinizadas abiertamente provienen de plantas que han crecido y se han fortalecido a las condiciones reales del medio ambiente, lo que hace que ellas desarrollen diferentes tipos de fortalezas que eventualmente transmitirán a sus descendientes.

La polinización se hace al aire libre, de manera natural con la ayuda del viento, insectos polinizadores o incluso por nosotros mismos, los seres humanos, con el fin de aumentar la producción, como ocurre con los pepinos o zapallos. En estos casos, la polinización no la hacemos para manipular los genes de las plantas sino para garantizar que las plantas produzcan más frutos.

Las semillas producidas por plantas orgánicas se pueden guardar para la próxima cosecha, es decir, esas semillas van a producir plantas iguales a sus padres en la siguiente generación, lo que representa una gran ventaja en términos de presupuesto ya que, si extraemos correctamente dichas semillas luego de la cosecha, podemos usarlas en la siguiente temporada en vez de comprarlas.

 

Ancestrales (Heirloom)

Este término se refiere a variedades de plantas que fueron desarrolladas, multiplicadas y compartidas en el pasado por granjeros, campesinos y comunidades agrícolas en general, con el objetivo de obtener plantas más productivas y resistentes a enfermedades. Las semillas producidas a través de esta práctica se heredaban entre las familias y comunidades para salvaguardar no solamente sus plantas sino su diversidad genética y cultural.

Aunque la mecanización de la agricultura y el aumento de la vida urbana hoy en día han llevado esta práctica hasta su mínima expresión, ésta aún se conserva por iniciativa de algunas comunidades de horticultores, campesinos y grupos étnicos.

Estas semillas también son polinizadas al aire libre, pero en condiciones un poco más controladas que las orgánicas para que no se mezclen con otras variedades y así preservar sus características esenciales.

Se puede decir que las semillas nativas o ancestrales son producto de cierta manipulación genética hecha por el hombre para producir plantas y variedades con ciertas características deseables. Sin embargo, la gran diferencia entre éstas y las producidas por la ingeniería genética en laboratorios es que dicha manipulación genética de las nativas es hecha simulando los procesos que la misma naturaleza ha desarrollado para diversificar individuos o plantas, mientras la ingeniería genética se realiza en laboratorios, totalmente aisladas del ecosistema natural de las plantas e interviniendo directamente en los genes de las mismas.

Las semillas también se pueden guardar para las próximas temporadas produciendo plantas iguales a sus padres.

 

Híbridas

Las plantas híbridas son producto del cruce de dos plantas de la misma especie pero diferentes variedades con el fin de generar una planta que tenga características específicas de ambas, es decir, una planta que reúna lo mejor de sus progenitores.

Se diferencian con las orgánicas en que el cruce entre estas generalmente es un acto esporádico y se presentan entre plantas de la misma variedad.

Por supuesto las plantas híbridas producen frutos, pero las semillas de estas plantas no van a producir plantas iguales a sus padres. Es más, puede que hasta sean estériles!. Es por eso que no se pueden guardar para próximas temporadas. Puede que esas plantas hijas hereden características de una de las plantas originales, pero no se puede esperar un fruto exactamente igual que la generación anterior.

Estas semillas se han vuelto muy populares en las tiendas especializadas en jardinería y cuestan menos que las nativas pero no ofrecen la misma capacidad de reproducción que las demás.

 

OGM | GMO – Organismos Genéticamente Modificados

Los organismos genéticamente modificados son producto de años de investigación y desarrollo de la ingeniería genética ó lo que se conoce como Bioingeniería o Biotecnología. La idea sigue siendo producir plantas y semillas más productivas o resistentes a plagas, pero la gran diferencia es que los científicos aquí trabajan directamente en los genes de las plantas y son capaces de cruzar, no solamente plantas de variedades diferentes sino también de especies diferentes (por ejemplo el maíz con la habichuela o el fríjol) sino también de reinos diferentes, por ejemplo un gen de una planta con el de una bacteria).

El uso de los OGM ha generado suficientes debates y controversias de todo tipo, aun así siguen produciéndose y comercializándose en todo el mundo. En lo que concierne a nosotros los horticultores y jardineros neófitos, no es un tema del que nos tengamos que preocupar demasiado ya que, hasta donde se sabe, las semillas OGM sólo están disponibles para cultivos masivos como el maíz, la soya o el trigo, no para especies y variedades en el jardín.

De todas formas, creo que es bueno empezar a investigar y aprender sobre este tipo de semillas y organismos porque uno nunca sabe. Utilizar o no este tipo de semillas es una decisión de cada quien así que entre más informados y conscientes estemos de las implicaciones, es mejor.

***

Por supuesto, éste sólo ha sido un abrebocas de los tipos de semillas más comunes (excepto las OGM), o al menos las que más se venden en las tiendas especializadas en jardinería y semillas. En realidad, no es algo demasiado complicado para aprender y tampoco se trata de limitar nuestras posibilidades; al contrario, es una oportunidad para conocer más sobre el origen de nuestras propias plantas y así ayudar a preservar la diversidad que tanto necesitamos en este planeta. También es importante tenerlo en cuenta a la hora de escoger las semillas que mejor se adecúen a nuestro presupuesto y condiciones ambientales de nuestra huerta.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *