Mi deliciosa Sopa de Tortilla que además es fácil de preparar

Mi deliciosa Sopa de Tortilla que además es fácil de preparar

No quiero ofender a mis güeys mexicanos con esta receta porque seguramente no sabe ni remotamente igual a la original o la técnica no es la más tradicional, así que de antemano les pido mil disculpas y su solidaridad desde lo más profundo de mi corazón.

La razón por la cual me he atrevido a hacer mi propia versión es que mi familia y yo no estamos acostumbrados al picante y somos más bien flojos. El chile fresco entonces brilla por su ausencia pero en su lugar, utilizo una pequeña cantidad de chile en polvo para acercarme al sabor auténtico.

Lo que sí es cierto es que me fascina la sopa de tortilla desde aquellos años mozos de mi juventud en Bogotá cuando llegaba trasnochada a la oficina –después de los eventos que ofrecían los medios a las agencias de publicidad en ese entonces-. Pasaba mis resacas con una buena sopita de tortilla hecha en uno de mis restaurantes preferidos: La Taquería.

De esas hermosas épocas etílicas laborales, me queda sólo el recuerdo que trato de revivir en mi cocina durante los días fríos del invierno canadiense, que me ayudan a llenar el estómago y calentar el alma.

Ingredientes

(Rinde hasta 4 porciones medianas)

1 Pimentón verde cortado en cuadritos

½ cebolla blanca cortada en cuadritos

4 tomates frescos* cortados en cuadritos

1 taza de fríjol negro, también llamado caraotas en Venezuela (propiamente ablandados y cocidos)

Chile al gusto

1 tsp de sal

1 tsp de orégano

1 tsp de chile en polvo (o más, al gusto)

1 tsp de paprika

½ tsp de comino

2 TBS de harina de maíz diluidas en media taza de agua tibia (mejor conocida como cornmeal en inglés. Harina para arepas también funciona)

Aceite vegetal

2 tazas de agua

Por lo general yo utilizo tomates en conserva que yo misma he envasado al vacío al terminar la cosecha en mi huerta.

Al momento de servir

1 aguacate picado en cuadros

Cilantro al gusto

Crema agria (ó suero costeño en Colombia)

Tortillas picadas en tiritas (a mí me gustan más tostaditas)

Preparación

  • Pon a calentar el aceite vegetal en una olla para sopa a fuego medio. Agrega el pimentón, la cebolla, la sal, el orégano, el chile en polvo, la paprika y el comino. Revolver y dejar sofreír hasta que la cebolla esté traslucida.
  • Agrega el tomate picado. Una vez ablandado, tritúralo con la cuchara para que se integre y forme una especie de salsita que le dará sabor y consistencia a la sopa. Dejar cocinar por 3 o 4 minutos.
  • Agregar el agua y la harina de maíz diluida en agua tibia. Revolver y dejar hervir unos 5 minutos hasta lograr la consistencia deseada: ni tan espesa, ni tan aguada
  • Agregar los fríjoles, integrar y retirar del fuego.
  • Al servir, agregar el aguacate, crema agria, cilantro y tortilla!

Esta receta es riquísima y fácil de preparar así que no hay muchas excusas como para no intentarlo. Espero que me cuenten sus opiniones y experiencias y sobre todo si tienen ideas de cómo mejorarla, me encantaría saberlas también!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *