Cómo cultivar Albahaca

El olor de la albahaca es el signo inconfundible de la llegada del verano incluso en la huerta más simple. Junto con el cilantro, la albahaca es una de las hierbas estándares para cultivar en casa y una de mis favoritas.

La albahaca es una planta de verano y aunque su desarrollo ideal se logra con plena luz solar, no se molesta si de vez en cuando le toca alguna sombrita. De hecho pareciera que se desarrollara mejor bajo el refugio de especies como el tomate con quien comúnmente es asociada gracias a la cocina italiana. Yo la cultivo tanto en mi huerta como en el interior de mi casa, incluso durante el frío y duro invierno por lo que siempre puedo contar con fresca albahaca para mis salsas y pesto.

Siembra

Generalmente siembro la albahaca en el interior de la casa bajo luces de crecimiento en la misma época en la que siembro las semillas de tomate, aproximadamente en la segunda y tercera semana de marzo. Un mes después –la última semana de abril-  siembro otro bache de semillas para tener una cosecha consistente. Si el clima colabora a comienzos de junio siembro un último bache directamente en la huerta. Yo sé que las siembras sucesivas son hartas en cierto momento pero el resultado final compensa cualquier esfuerzo.

Las semillas no deberían tardar más de dos semanas en germinar, sin embargo si la temperatura se sitúa por debajo de los 15°C la germinación puede tener problemas, por lo que es necesario procurar que la temperatura permanezca por los lados de los 20°C.

Crecimiento

A la albahaca no le gusta el frío así que si la temperatura del ambiente baja a por lo menos 10°C o menos, es mejor cultivarlas dentro de la casa en una ventana soleada. Luego de trasplantarlas cerca de plantas como el tomate o los pimentones, lo único que hay que hacer es verlas crecer.

Son muy pocas las plagas que pueden atacarlas, realmente es el frío lo que puede debilitarlas. Un par de veces  he encontrado una que otra babosa comiéndose unas de mis plantas más pequeñas pero creo que no es su platillo favorito.

Cosecha

El olor inconfundible de las hojas es el mejor signo para saber si están listas para cosechar. Entre más hojas se cosechen más hojas se producen en las vigorosas plantas. Para extender la vida útil de la planta y la cosecha es necesario cortar los botoncitos de las primeras flores una vez se asoman a través del tallo para que la planta siga invirtiendo su energía en producir más hojas que flores y semillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *