Cómo cultivar Acelgas

Empecé a usar las acelgas cuando las pude cultivar yo misma. La razón es tan simple como que en cualquier parte en donde las vendan, ya sea supermercado o mercado campesino venden un manojo demasiado grande para mi pequeña familia de tres personas, dos de las cuales no profesan ningún tipo de devoción por los vegetales y que prefieren consumirlos antes que morir de hambre, desolación o víctimas de la ira incontrolable de esta humilde servidora.

Al cultivarlas en casa yo decido la cantidad exacta que necesito para una determinada ración de comida y el resto la puedo dejar creciendo en la huerta o en la maceta sin que se dañe. No solamente la uso en las ensaladas, a algunas plantas les aplico una porcioncita extra de fertilizante para que desarrollen hojas grandes y resistentes que me sirven para hacer los famosos rollitos de vegetales o mejor conocidos como los Spring Rolls de los restaurantes chinos, sólo que en vez de utilizar papel de arroz para envolver los vegetales, uso las hojas de acelga.

Siembra

Las acelgas son generalmente de clima frío. Como la mayoría de las verduras de hojas, si se plantan en épocas muy cálidas concentran toda su energía en producir semillas en vez de los tallos grandes y frondosos que las características. Yo generalmente empiezo un bache de semillas en mi casa 4 semanas antes de la última helada. Este primer bache lo trasplanto justamente durante la semana de la última helada y adicionalmente siembro directamente en la huerta un segundo bache para tener una cosecha sucesiva hasta comienzos de verano.

No hay que preocuparse tanto por la fertilidad del suelo como por la cantidad de luz del lugar en donde se siembre. Las acelgas disfrutan de un lugar bien soleado y de una que otra sombra vespertina para evitar deshidratarse. Procuro entonces plantarla cerca de especies como el tomate o el maíz que tienen una temporada larga de crecimiento y no compiten con ella por la luz solar al inicio del verano y en cambio le ofrecen una refrescante sombra cuando llegan a su pico máximo de crecimiento al final del mismo.

Crecimiento

Luego de que las plantas se han trasplantado y establecido, las acelgas no necesitan mayores cuidados, excepto fertilizarlas cada mes con un fertilizante rico en nitrógeno para impulsar el crecimiento de los tallos y hojas. Yo uso orina diluida en agua y con eso basta. Así de económico me sale cultivar Acelgas.

Cosecha

Las acelgas se pueden cosechar prácticamente en cualquier momento de crecimiento siempre y cuando ya la planta esté establecida en su lugar final de trasplante. Las hojas tiernas ayudan a darle cuerpo a las ensaladas y con las más robustas se pueden hacer deliciosas tortas o rollitos de vegetales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *