Cómo cultivar Uchuvas

Antes que nada necesito pedir mis más sinceras disculpas. A veces siento que los engaño porque cada vez que escribo un post sobre frutas resulta que todas y cada una son mis favoritas, cosa que no me hace ver nada imparcial ni mucho menos creíble.

Lo cierto es que mi amor por las frutas frescas tiene sus motivos. Cada una de ellas parece representar una  etapa de mi vida que ha sido feliz  y dulce. Si bien los mangos ocupan el ventrículo derecho de mi corazón, las uchuvas se llevan el izquierdo. Su textura perlada, su color amarillo, el tierno sabor agridulce y la forma preciosa en la que la propia naturaleza las empaca, como farolitos adornando un árbol de navidad s
implemente son de adorar.

Las uchuvas son originarias de los Andes y pueden soportar una gran variedad de climas pero se sienten más cómodas en un clima templado y cálido pero no terriblemente seco ni abrasivo. La textura de sus hojas y tallos son aterciopeladas y parecen ser más apropiadas para protegerse del frío y no del calor. De todas formas, las frutas se desarrollan mejor cuando las temperaturas se mantienen constantes por encima de los 22°C y las horas de luz solarpor encima de las 12 horas.

Siembra

Las uchuvas se toman su tiempo para madurar, especialmente aquí en Canadá que no queda precisamente al lado de la cordillera Andina. Es por eso que debo poner las primeras semillas a germinar bajo las luces de germinación desde mediados de enero, junto con los puerros y los repollitos de Bruselas.

Las semillas pueden tardar hasta tres semanas en germinar así que tranquilos, que no panda el cúnico!. Una vez germinadas y las plántulas han desarrollado su primer par de hojas verdaderas, las transplanto a un recipiente más amplio para que puedan desarrollarse con toda confianza mientras esperamos hasta el final de la primavera cuando serán transplantados a su lugar definitivo en la huerta.


Crecimiento

Es bien importante esperar un par de semanas después de la última helada para hacer el transplante. En todo caso, además de asegurarme de que la temperatura se ha estabilizado, cubro las jóvenes plántulas bajo el túnel del plástico durante la noche para protegerlas de un bajón de temperatura inesperado y del viento frío que puede debilitarlas fácilmente.

Cada dos semanas o cada mes  se les debe aplicar fertilizante rico no solo en nitrógeno sino en potasio para fortalecer las raíces  y fósforo. Es posible que, de la misma forma que los tomates, las plantas de uchuva necesiten  soporte para sostener sus vigorosas ramas y darles apoyo en días de viento.

Aproximadamente 2 meses después del transplante, las flores empiezan a aparecer y aunque no es necesario polinizarlas –ellas solitas pueden hacer el truco con ayuda del viento- es bastante inspirador ver a las abejas juguetear con ellas en pleno Sol de verano.

Los frutos se toman su tiempo en aparecer luego de que las flores han perdido sus pétalos pero es quizá una de las sorpresas más bonitas de esta planta y definitivamente una obra de arte de la evolución: una fruta redonda como una canica guardada en un capuchón, como si fuera una lamparita.


Cosecha

Ahora viene el momento más difícil, esperar a que las uchuvas maduren. Vale la pena advertir que esto es para valientes porque el proceso de maduración toma tiempo, especialmente si el clima no coopera. A pesar de esto hay esperanzas. Las uchuvas están listas para comer cuando cambian de color de verde a amarillo, entre más seco y tostado el capuchón, mejor. No intenten comerlas verdes porque se pueden intoxicar y a diferencia de sus primos, los tomátes, las uchuvas no maduran después de haber sido desprendidas de la planta así que hay que dejarlas ahí hasta que ellas mismas logren madurar por sí solas en la planta.

Sea como sea, y aún si tengo esperar todo un año para disfrutar algunas de ellas durante sólo un mes, no me importa. Ellas me recuerdan las cosas lindas de mi país, y cuando las pruebo, me siento de regreso en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *