Otoño, Preparando la huerta para hibernar

Es una pena que no tenga tantos árboles en mi casa como quisiera para disfrutar de primera mano los bellos colores del otoño. Paradójicamente, el no tener árboles es una ventaja porque mi huerta no tiene muchos competidores que le bloqueen la luz solar. Unas por otras.

A estas alturas del año, el otoño trae las primeras heladas y la huerta produce sus últimas cosechas de vegetales extra resistentes al frío. En mi caso, los repollitos de Bruselas y los puerros junto con algunas zanahorias, kale ó col rizada, rúgula y uno que otro ramillete de bok choi.

Apesar de que aún faltan unas 6 semanas para la caída de los primeros copos de nieve, es hora de preparar la huerta para el blanco sueño del invierno con las 5 actividades que describiré a continuación. Y es mejor apurarse porque como dice mi mejor amiga, entre más tarde, más triste. 

otono-vegicienta11. Recoger y arrancar las plantas que ya han terminado su temporada de cosecha. Algunas las arranco pero la mayoría simplemente las corto a ras de tierra, es decir, dejo las raíces intactas puesto que no quiero perturbar el ecosistema que éstas ya han creado y todos los microorganismos benéficos que ya se han establecido ahí, especialmente si se trata de leguminiosas como las habichuelas o las arvejas.

otono-vegicienta22. Armar una nueva torre de compost con el material vegetal que se acaba de remover de la huerta. El compost es la fuente más importante de nutrientes para la huerta, es la forma de devolverle al suelo el material que se utilizó para hacer crecer una planta. Hay muchas opciones de composteras en el mercado pero tampoco es necesario comprar una. Este año uno de mis vecinos puso esta inmensa caja de cartón en la basura y yo decidí reciclarla como compostera y arrojar ahí todas las plantas de mi huerta mezcladas con hojas secas.

3. Agregar cal, cáscara de huevo o cenizas. En mi región el suelo tiende a ser naturalmente ácido -recuerden que vivo en la Tundra canadiense en donde predominan los bosques de coníferas. Por esta razón, luego de la temporada de jardinería debo agregar cal o cáscaras de huevos a mis camas elevadas para que, durante el invierno, se descompongan y neutralicen el suelo.

4. Sembrar los ajos de cuello duro. Una vez agregada la cal, siembro los dientes de ajos, teniendo en cuenta la rotación de cultivos, es decir, no sembrarlos en el mismo lugar de la temporada anterior.

otono-vegicienta35. Cubrir las camas con hojas secas para ‘cobijar’ y proteger el suelo de la nieve y el frío extremo. Esta es la parte que mi esposo odia. Como ya se los conté anteriormente, no tenemos muchos árboles en la propiedad, pero igual necesitamos hojas secas. Muchas de ellas. A falta de árboles propios, lo que hago es patrullar el barrio en el carro y recoger cuanta bolsa de hojas secas encuentre en el camino.

otono-vegicienta4Ciertamente no es lo más glamuroso del mundo, es como si estuviera robándole la basura a los vecinos pero… el sólo pensar en los deliciosos tomátes de la próxima temporada, pierdo todos los escrúpulos!!!

Ustedes tienen algún tip para compartir? fire on guys!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *